Congelar hierbas frescas en aceite de oliva

un truco para elevar la sazón de tus comidas.



Muchas recetas sugieren el uso de hierbas frescas aromáticas, tales como el romero, tomillo o incluso el perejil, ya que entregan un sabor único a las preparaciones que las especias deshidratadas a veces no logran igualar. El problema de éstas es que al no estar procesadas, tienen una vida útil muy corta y acaban quemándose por el frío directo del refrigerador u olvidadas entre las verduras.


Por suerte hay una manera de encapsularlas que no tomará un espacio extra en su congelador y le permitirá porcionarlas de manera perfecta, para cero desperdicio.


Sólo necesitará dos productos y dos utensilios, el cual es reciclable y la porción perfecta que necesita:

Una cubetera (para preparar hielo), film plástico/alusa, aceite de oliva de su preferencia y la hierba fresca que su última receta de Chef Digitales le sugirió utilizar.


¿Pedía sólo una cucharada de albahaca fresca y le quedó todo el resto del manojo?

Sólo debe limpiar cuidadosamente las hojas, de manera que no quede suciedad en ellas y reservar los tallos (¡se puede reutilizar para otra preparación!)


Opcionalmente puede picarlas para ahorrar espacio o en caso de ser tomillo la rama puede deshojarse.


Verter aceite de oliva a ¼ de la cubetera, colocando las hojas en el resto y rellenar con el resto de aceite. Se recomienda presionarlas ligeramente para que se encapsulen totalmente en el líquido.

Al ser aceite de oliva, el espacio no habrá olores extraños, pero sí es muy bueno cubrirlas con alusa/film plástico para evitar contaminación cruzada.


Cada vez que necesite sazonar su comida, podrá tener acceso a una porción regular de aceite para cocinar y también al inigualable sabor fresco de las hierbas, alargando su vida útil, directo a la olla.


Entradas Recientes

Ver todo